En los estantes de un pequeño salón de una casona colonial de San Lorenzo se encuentran a disposición de estudiantes, investigadores y promotores culturales más de 3.500 libros, revistas, textos, folletos y materiales especializados en cultura e idioma guaraní.
Esto es en Arandu Ykua, la recientemente rehabilitada biblioteca de la Fundación Yvy Marãe’y en la que cualquiera puede consultar producciones literarias y científicas en y sobre guaraní.

Entre las galerías de este espacio del saber, situado en Coronel Romero 318 esquina Coronel Bogado de la Ciudad Universitaria, se pueden encontrar las primeras obras escritas en el segundo idioma oficial del Paraguay.

El Tesoro de la Lengua Guaraní, del jesuita Ruy de Montoya, que data del siglo XVII; la Civilización Guaraní, de Moisés S. Bertoni; Sermones y Ejemplos en lengua guaraní, de Nicolás Japuguai, primera obra escrita por un indígena; y autores más recientes; son los tesoros más preciados de la colección.

Miguel Verón, director de la fundación, comentó que la biblioteca busca dinamizar el idioma guaraní, sobre todo en un momento en que el idioma nativo volvió a captar el interés de los paraguayos tras el Bicentenario.

En el lugar no solo hay obras literarias, sino también materiales sobre lingüística que a todo investigador le serviría, ya que fueron traídos de Argentina y España.

“Hay libros que van a ayudar a la formación de la gente. Se necesita más gente formada. Necesitamos lingüistas y militantes”, refirió Verón.

Arandu Ykua también tiene libros que fueron escritos en Corrientes, Misiones, Bolivia y Brasil, lugares en donde la lengua nativa es hablada. Verón relató que se necesita que haya más producción en guaraní, que no sea solo la literaria, ya que si una lengua no se dinamiza en la escritura, muere.

“Hay bastante producción de poemas, poesías, algunos cuentos y relatos. Tenemos que contar con producciones escritas en otras áreas como Historia, Filosofía y Antropología”, aseveró.

Sobre este punto, el director reconoció que hay limitaciones para escribir sobre Filosofía o Medicina, pero que no es por una cuestión endógena de la lengua, sino exógena. “Nunca se le dejó desarrollar. No hay que tener miedo a los préstamos y a los neologismos”, afirmó.

Digitalización. El profesor Miguel Verón señaló que actualmente hay un proyecto de digitalizar los textos en guaraní para que los investigadores puedan acceder a los contenidos.

La biblioteca Arandu Ykua fue rehabilitada la semana pasada luego de estar clausurada por falta de espacio físico. La Secretaría de Cultura, a través del programa Fondos de Cultura para Proyectos Ciudadanos, ayudó a que el lugar pueda abrir sus puertas a los amantes del guaraní. Fuente: www.ultimahora.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *